Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Alivio del dolor del Bunionette: los ejercicios de rehabilitación que usted debe intentar para relevar su dolor

Última actualización: 16 septiembre, 2017
Por:
Alivio del dolor del Bunionette: los ejercicios de rehabilitación que usted debe intentar para relevar su dolor en el dedo pequeño del pie

Bunionette puede tratarse quirúrgicamente y no quirúrgicamente. Los ejercicios tienen un papel importante en ambos tipos de tratamiento con bunionetas. En el método no quirúrgico, los ejercicios se utilizan para prevenir un mayor deterioro y en la cirugía el objetivo es la rehabilitación.

En medicina, la prevención es el mejor enfoque de tratamientomy esto puede aplicarse también al tratamiento con bunionetas. Incluso si la corrección quirúrgica de bunionette se ha hecho, no significa que el problema bunionette se resuelve completamente. Desafortunadamente, los bunionettes son una de esas condiciones médicas que requieren la atención constante, no importa qué acercamiento del tratamiento se ha elegido. A pesar de que un bunionette doloroso parece un problema benigno, es una causa de dificultades para caminar en casi el 50 por ciento de los pacientes.

¿Por qué es necesario hacer ejercicios?

Hay dos razones principales:

  • Prevención del desarrollo de esta condición
  • Alivio de los síntomas existentes

Tenga en cuenta que los ejercicios sólo tienen sentido si son apoyados por otras medidas recomendadas, tales como calzado adecuado (calzado inadecuado es el factor de riesgo más importante para los dedos de los pies dolorosos). Lo bueno es que puede aplicar estos 8 cambios de estilo de vida para curar su pequeño dedo del pie y puede realizar estos ejercicios en su lugar de trabajo.

Bunionette no tiene una tendencia a estabilizarse por sí mismo. Por el contrario, la condición no tratada empeora a medida que pasa el tiempo, y la velocidad de deterioro del hueso afectado y la piel aumenta. Un cuidado adecuado y los ejercicios pueden ralentizar el proceso, proporcionar alivio del dolor bunionette o detenerlo completamente. De esa manera los pacientes que reaccionan bien a los ejercicios evitan la cirugía. En la mayoría de los pacientes, los ejercicios combinados con analgésicos proporcionan suficiente control sobre la condición.

Ejercicios para un tratamiento no quirúrgico del dedo doloroso

¡Estirar los dedos de los pies!

Este ejercicio se realiza señalando los dedos hacia adelante tanto como sea posible durante cinco a diez segundos y luego durante otros cinco a diez segundos. Mientras realiza este ejercicio, debe sentir una tensión cómoda en el pie. No se recomienda forzar el movimiento más allá de los límites del dolor. Debe repetir los movimientos 10-15 veces en cada sesión.

Presionar los dedos contra el suelo

Siéntese con los pies en el suelo. Levante los dedos de los pies hacia la cabeza, mantengalos durante un par de segundos y luego empujarlos tanto como pueda contra el suelo. Mantenga la presión durante 5-10 segundos y repita el ejercicio de cinco a diez veces en cada sesión. De nuevo, si le duele, lo está haciendo mal. Usted debe sentir nada más que una tensión cómoda.

Rodar el pie sobre una pelota de tenis

Tomar una pelota de tenis o algún otro pequeño objeto redondo y rodar sus pies sobre él. Empuje sus pies contra ella hasta que sienta una agradable sensación de masaje (si le duele, empuja demasiado fuerte, suelte la presión). Realizar este ejercicio durante unos minutos cada día. Este ejercicio es particularmente útil si tiene calambres en los pies durante el día.

Caminar sobre la arena

¡La arena puede hacer milagros para tus pies! Siempre que puedas caminar descalzo sobre una arena. Largos paseos por la playa relajarán los pies y compensarán cualquier desequilibrio mecánico en sus pies (que es la principal causa de dolor en los pacientes con un juanete). La sesión de caminata debe durar de 30 minutos a una hora. Una vez más, si usted siente el dolor en sus pies, pare y descanse hasta que el dolor disminuya.

Ejercicios posquirúrgicos

El propósito de los ejercicios postoperatorios es recuperar la función del pie lo más rápido posible. A pesar de que son una parte muy importante del proceso de recuperación, su realización con cuidado y en el momento adecuado es aún más importante. Los ejercicios tempranos pueden ser dolorosos hasta cierto punto. El proceso de recuperación puede durar de 3 a 12 semanas (dependiendo de la gravedad de la enfermedad y la técnica quirúrgica elegida). El proceso de curación del hueso y el restablecimiento de una función del pie puede durar hasta 12 meses.

Después de la cirugía, las primeras dos semanas de recuperación requerirán reposo en cama y elevación del pie. Los movimientos suaves de los dedos de los pies ayudarán al proceso de curación, pero de nuevo, un paciente debe ser más cauteloso mientras mueve los dedos de los pies (el principio de “sin dolor, sin ganancia” no se aplica en esta situación).

En la tercera semana después de la operación, debe comenzar con ejercicios suaves de estiramiento y flexión. Estira los dedos de los pies hacia la cabeza y mantengalos en esa posición durante cinco a diez segundos. Extiéndalos hasta que sienta un dolor muy leve en su pie. A continuación, flexión suave, una vez más, hasta que sienta un dolor en el pie. Manténgalos en esa posición durante otros cinco a diez segundos. Repita el movimiento tres veces al día. Cada día el rango de movimiento debe aumentar y la rigidez que se siente después de la cirugía disminuirá.

En las próximas tres semanas aumentar la frecuencia de los ejercicios de cinco a seis veces al día.

En la sexta semana después de la cirugía, usted debe ser capaz de caminar por su cuenta. El uso de zapatos anchos de la caja del dedo del pie y el uso de muletas le ayudará a mantener la actividad física en un grado satisfactorio. Si puede, debería subir cuesta arriba.

Masajee su pie suavemente y estire el pequeño dedo en diferentes direcciones (sólo hasta el punto de un leve malestar).

¿Cuál es el primer signo de recuperación completa después de la cirugía?

La respuesta es simple. La primera vez que use el freno de pie mientras conduce sin ningún dolor en el pie, es el momento que estaba esperando. El proceso de recuperación ha terminado en este punto. Tenga en cuenta que debe continuar con los ejercicios para el alivio del dolor bunionette mencionado en la sección de tratamiento no quirúrgico de este artículo.

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble