Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Apoyo a la familia y amigos: consejos para afrontar el cáncer en un ser querido

Última actualización: 9 octubre, 2017
Por:
Apoyo a la familia y amigos: consejos para afrontar el cáncer en un ser querido

La noticia de que alguien está sufriendo de cáncer puede ser destrozadora. No sólo afecta a la vida del paciente, sino que también puede venir como una sacudida grosera para las personas que aman y se preocupan por el paciente.

La persona que ha sido diagnosticada con cáncer tiene que ser mentalmente muy fuerte para hacer frente a la situación. Y busca este apoyo emocional y mental de los miembros de su familia inmediata. Así, el papel de los seres queridos se hace muy importante. No sólo tienen que llegar a los términos con esta situación desafortunada por sí mismos, sino que tienen que cuidar de los pacientes emocionales, así como las necesidades físicas también. En realidad, es una situación difícil, pero uno puede prepararse para lidiar con ella con la ayuda de las siguientes directrices:

Es importante llegar a un acuerdo con la condición y aceptarla

Es normal no ser capaz de creer que su ser querido está sufriendo de cáncer. Por lo tanto, está perfectamente bien si uno quiere ir para una segunda opinión. Pero uno debe tener cuidado de no vivir en un estado de constante negación. Una vez que el diagnóstico ha sido confiablemente confirmado, es importante que el cuidador se enfrente a sus propios miedos y emociones, y luego anime al paciente para que el tratamiento pueda comenzar lo antes posible.

Prepárese para los cambios de humor del paciente

La incidencia de depresión en pacientes con cáncer es de aproximadamente el 25%. El paciente tiende a sentirse traicionado por su propio cuerpo. Puede haber cambios en el apetito, problemas de sueño, agitación, fatiga, sensación de inutilidad e incluso tendencias suicidas en algunos casos. La imagen de sí mismo puede ser seriamente comprometida debido a la pérdida de cabello después de la quimioterapia y debido a ciertas cirugías deformantes. Puede haber episodios de estallidos emocionales para ventilar sus sentimientos. Es muy importante que el cuidador entienda la composición mental del paciente en esta etapa y que sea comprensivo con el paciente. A veces ser capaz de escuchar con calma al paciente se convierte en la mayor virtud. Además de ser el hombro para llorar, el cuidador tiene que ayudar al paciente a recuperar su confianza en sí mismo y animarlo a ser independiente y optimista.

Reúna toda la información posible sobre la enfermedad

Es una buena idea para el cuidador acompañar al paciente a sus citas con el médico. Ayuda al paciente a superar su nerviosismo y el cuidador puede introducirse añadiendo algunas preguntas adicionales que el paciente puede olvidar. Nunca dudes en hacer preguntas, ya que esto puede calmar la ansiedad del paciente. Sepa tanto como sea posible acerca de la enfermedad de su ser querido.

Aprender a lidiar con el trabajo duro involucrado

Es muy importante que el cuidador se cuide de sí mismo mientras cuida al paciente. Una preocupación abrumadora por el bienestar del paciente no debe ser a costa de descuidar las propias necesidades físicas y mentales. No es aconsejable omitir comidas, ir sin dormir o ignorar el ejercicio u otros problemas de salud. Los médicos tienden a sentirse agotados, deprimidos y ansiosos y pueden sufrir de trastornos del sueño, hipertensión, depresión y dolencias cardíacas, etc. Es importante darse cuenta de que uno sólo será capaz de cuidar bien al paciente cuando uno está en forma. Uno debe ser realista de sus propias necesidades y debe tomar tiempo para sí mismo. Comer saludable, dormir y descansar adecuadamente. Es necesario mantener el ejercicio con regularidad. Ir de paseo, leer periódicos o libros que le gusta leer, y disfrutar de alguna actividad de ocio como ver una película, etc. Más importante aún, no se sienta culpable en complacerse de vez en cuando. No mantenga su mente preocupada por los pensamientos de enfermedad todo el tiempo. Puede conocer a otras personas y entender que no todas las cosas están bajo su control. No dude en unirse a un grupo de apoyo.

Conozca sus limitaciones

Cuidar de un paciente de cáncer día y noche puede ser muy estresante. Su energía le deja agotado mental y físicamente. Es un trabajo redondo el reloj, donde aparte de las tareas domésticas de rutina, el cuidador también se convierte en un miembro principal del equipo de gestión del cáncer, teniendo en cuenta las necesidades psicológicas del paciente y proporcionando los medicamentos oportunos. Esto apenas deja ningún tiempo personal para el cuidador, a menudo dejándolo como una persona deprimida y frustrada. Su propia vida está en completo desorden y las oportunidades en el lugar de trabajo también sufren. El cuidador puede estar muy cerca del paciente, pero debe darse cuenta de que tampoco puede desear la enfermedad ni puede hacer todo por sí mismo para mejorar la calidad de vida del paciente. Es mejor tener una estimación justa de lo que puede hacer sin poner en peligro su propio bienestar físico, emocional y espiritual. Infórmese sobre los recursos disponibles para usted del equipo de atención de la salud y tome su apoyo. Busque ayuda para administrar las partes más difíciles del cuidado diario del paciente. Nunca se sienta avergonzado o vacilante para pedir ayuda de otros cercanos y queridos. Puede ser que quieran ayudar, pero estaban avergonzados de preguntar. Involucrarlos en el cuidado del paciente. Estarían encantados y el paciente también apreciará algún cambio de compañía. Lo más importante de todo es que nunca te consideres egoísta si tomas tiempo para ti.

Obtenga satisfacción con lo que está haciendo

Saber que usted es muy útil a su ser querido puede ser una cuestión de orgullo inmenso. Aunque exigente, le da la oportunidad de mostrar cuánto ama y cuida al paciente. Enfrentando diferentes crisis, mientras que la prestación de atención a un paciente de cáncer abre nuevas dimensiones de su personalidad de la que usted pasa a ser inconsciente. Ayudar en los tiempos difíciles le llenará con un profundo sentido de logro y compromiso que en sí mismo es muy gratificante.

No ocultar las cosas del paciente

A pesar de que es una píldora muy amarga de tragar, el paciente tiene derecho a saber lo que está mal con su cuerpo para que pueda tomar decisiones importantes sobre su vida. Esta noticia, cuando se rompe por un ser querido se hace comparativamente menos dura y es más fácil de creer.

Ayudar al paciente a encontrar apoyo

Por mucho que pueda sentir empatía con el paciente, se siente más tranquilo al conversar con alguien que ha sufrido una situación similar. El cuidador debe tomar la ayuda del oncólogo interesado para encontrar a tal paciente o puede buscar varios grupos de apoyo disponibles en línea.

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble