Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

¿Qué ha cambiado en el nuevo milenio?

Última actualización: 12 octubre, 2017
Por:
¿Qué ha cambiado en el nuevo milenio?

Un aumento anormal en el número de células que acumulan nuestro cuerpo conduce al cáncer. En circunstancias normales nuestro cuerpo sigue reemplazando las viejas células desgastadas con nuevas células.

El cáncer es un aumento anormal en el número de células que se acumulan

Pero a veces, debido a algunas razones desconocidas, o las células viejas continúan creciendo más allá de su vida normal o hay una producción descontrolada de nuevas células. En cualquier caso, hay un excedente en el número de células. Esta acumulación de células extra da como resultado un “tumor”.

Los tumores pueden ser benignos o malignos por naturaleza.

Un tumor benigno normalmente permanece localizado y no se regenera al retirarlo. Rara vez son graves.

Un tumor maligno, por otro lado, tiende a invadir los tejidos circundantes y puede incluso involucrar a órganos distantes mediante la propagación a través de la sangre o la cadena linfática. Puede representar un grave peligro para la vida y puede reaparecer incluso después de su extracción. Es comúnmente conocido como cáncer.

Los cánceres suelen tener el nombre del órgano de donde se originan, como cáncer de colon, cáncer de mama, cáncer de pulmón, etc. Cuando un cáncer se propaga a otros órganos, el proceso se conoce como metástasis. El sitio original del cáncer se llama el “primario”, mientras que los sitios posteriormente invadidos se llaman los “secundarios”.

Factores asociados con el desarrollo de cáncer

Hay varios factores conocidos como los factores de riesgo que se asocian comúnmente con el desarrollo del cáncer. Son:

  • Envejecimiento: Aunque el cáncer se puede encontrar en personas de todos los grupos de edad, la incidencia general aumenta notablemente después de los 65 años.
  • Uso del tabaco: El uso regular del tabaco y sus productos se ha asociado con varios tipos de cánceres como los de la boca, la laringe, los pulmones, la vejiga, los riñones, el cuello uterino, etc.
  • Radiaciones ionizantes: La exposición a radiaciones ionizantes, ya sea accidentalmente, como en caso de extracción o fuga radiactiva de una planta nuclear o deliberadamente, como en el caso de radioterapia, causa daño celular y aumenta las posibilidades de cáncer de pulmones, de senos, de estómago y de sangre (leucemia).
  • Organismos microscópicos: Muchos virus y bacterias han sido implicados para el cáncer. Algunos de los ejemplos son virus de Epstein Barr con linfoma, virus de herpes humano 8 con sarcoma de Kaposi, virus de papiloma humano con cáncer de cuello uterino, Helicobacter pylori con cáncer de estómago, etc.
  • Antecedentes familiares: Algunos cánceres como los de mama, ovario, próstata, etc se encuentran más comúnmente en generaciones sucesivas. Esto puede deberse a la herencia de un gen mutado o a factores ambientales comunes.
  • Rayos solares: La exposición excesiva a las radiaciones ultravioletas perjudiciales en los rayos solares puede conducir al desarrollo de cáncer de piel.
  • Productos químicos: La exposición constante a ciertos productos químicos como el amianto, el benceno, el cadmio y el níquel puede conducir al desarrollo de cáncer. Esto es más de un peligro industrial.
  • Hormonas: Determinadas hormonas como las utilizadas en el tratamiento de los síntomas perimenopáusicos se han asociado con una mayor incidencia de cáncer de mama.
  • Dieta: Las personas con sobrepeso o aquellas que consumen una dieta rica en grasas corren el riesgo de desarrollar cánceres de mama, colon, próstata y útero.
  • Alcohol: El consumo excesivo de alcohol durante un largo período de tiempo se ha asociado con cáncer de hígado, estómago y esófago.

Ciertos factores de riesgo como la historia familiar no pueden ser evitados, pero luego los factores de riesgo como fumar, la exposición a los productos químicos y las radiaciones ionizantes definitivamente puede ser controlado. Este aumento de la conciencia ha dado lugar a una disminución de la marca en el número de muertes por cáncer en el nuevo milenio. Las muertes por cáncer de pulmón se han reducido en un 21% entre los hombres y un 12% entre las mujeres debido a la disminución de las tasas de tabaquismo, además del reconocimiento y la gestión temprana. Además, el conocimiento sobre los factores de riesgo ha resultado en el desarrollo de una serie de pruebas de detección. Las personas expuestas a los factores de riesgo pueden realizar estas pruebas para que el cáncer se pueda detectar en una etapa muy temprana, donde es posible curarlo completamente. Algunas de estas pruebas de detección son:

  • Mamografía: Normalmente se recomienda una vez cada dos años para las mujeres mayores de cuarenta años, pero se puede aconsejar antes para aquellas que tienen un riesgo más que normal de desarrollar cáncer de mama. Nuevas técnicas como la mamografía digital y la resonancia magnética (IRM) ayudan en la detección temprana de los crecimientos sospechosos en estos pacientes. En comparación con la mamografía tradicional, la mamografía digital es mejor en mujeres con tejido mamario denso y en mujeres perimenopáusicas.
  • La colonoscopia, la sigmoidoscopia, el enema de bario de doble contraste y la prueba de la sangre oculta fecal después de los cincuenta años son algunos de los métodos de detección para descartar pólipos y enfermedad inflamatoria intestinal, condiciones que pueden conducir al cáncer de colon. Esta evaluación se realiza después de la edad de cuarenta años en caso de que la persona tenga antecedentes familiares o esté expuesta a otros riesgos asociados con la enfermedad. Se están realizando investigaciones para desarrollar medicamentos que ayuden a reducir los pólipos. Los componentes dietéticos como el calcio y la vitamina D se están viendo como una alternativa a la prevención de los pólipos y su mecanismo exacto de acción se está estudiando. La colonoscopia virtual, que da una visión tridimensional del colon de una manera no invasiva, es un nuevo desarrollo. En comparación con diez años atrás, ahora hay casi seis a siete medicamentos aprobados para el tratamiento del cáncer de colon. Esto ha conducido a una mejor esperanza de vida en pacientes de esta forma de cáncer. Ha habido una disminución en el número de nuevos casos detectados, al menos 3% en hombres y 2,2% en mujeres entre 2001 y 2006.
  • Los frotis de PAP se recomiendan para las mujeres cada tres años después de los veintiún años de edad o después de que se han vuelto sexualmente activas, para descartar el cáncer cervical. Las técnicas más recientes, como el uso de monocapas basadas en fluidos (ThinPrep, CytoRich), las pruebas citológicas automatizadas (Pap Net, Auto Pap 300 QC) y el ácido desoxirribonucleico del virus del papiloma humano, han mejorado enormemente la especificidad de la prueba de cribado.

La decodificación del genoma humano y su secuenciación ha abierto nuevas fronteras en la vinculación de ciertos patrones génicos con algunas formas agresivas de cáncer que se regeneran rápidamente y se metastatizan en todo el mundo. La terapia de reemplazo de médula ósea o de células madre ha revolucionado el tratamiento contra el cáncer. En este caso, la médula ósea se extrae antes de la quimioterapia y luego se vuelve a implantar para volver a estimular utilizando medicamentos llamados como factores estimulantes de colonias, para que el sistema inmunológico del paciente apenas se comprometa. Esto permite que el paciente se someta a más ciclos de quimioterapia, aumentando así las posibilidades de eliminar el cáncer. La invención de técnicas quirúrgicas, como el cuchillo gamma, han ofrecido un margen para crecimientos cerebrales previamente inoperables.

Por lo tanto, podemos concluir que hemos entrado en una fase emocionante en el tratamiento del cáncer en el nuevo milenio, donde los nuevos métodos de prevención del cáncer y su tratamiento se están descubriendo todos los días.

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble