Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Fisura anal: causas, factores de riesgo y opciones de tratamiento

Última actualización: 23 septiembre, 2017
Por:
Fisura anal: causas, factores de riesgo y opciones de tratamiento

Una fisura anal es un pequeño defecto de la piel en el interior del canal anal, que puede ser causada por varios factores. El problema más importante con esta condición es el dolor severo, que es la razón por la que las fisuras anales requieren tratamiento.

Fisura anal: causas y factores de riesgo

Casi cualquier factor que presione la mucosa del canal anal puede causar fisuras anales. Las heces duras pueden ocasionar que la mucosa anal se desgarre un poco, creando una fisura anal. El estreñimiento y la diarrea contribuyen a esta condición. Durante el parto , una gran cantidad de estrés también se pone en el canal anal, a veces conduce a fisuras anales. Inflamaciones de la mucosa del canal anal pueden disminuir su fuerza y ​​elasticidad y también contribuir al desarrollo de fisuras anales.

Signos y síntomas

El síntoma principal de las fisuras anales es el dolor, que se vuelve muy severo durante los movimientos intestinales. No es raro que estas fisuras sangren, por lo que la sangre se puede encontrar en el papel higiénico. Esto puede asustar a muchas personas en pensar que una condición más grave es la causa de la hemorragia. La sensación desagradable de irritación y picazón en la región anal también puede indicar el desarrollo de fisuras anales.

Diagnóstico de las fisuras anales

El diagnóstico de la fisura anal se realiza fácilmente por los médicos utilizando los datos anamnésicos de un paciente y un examen del canal anal. Las fisuras anales se ven como defectos en la piel alrededor del ano o en el interior del canal anal. Después de hacer el diagnóstico, el médico debe decidir si el tratamiento es necesario, basado en la gravedad de los síntomas y los resultados objetivos.

Tratamiento fisura anal

Las fisuras anales generalmente se curan espontáneamente después de varias semanas. Sin embargo, si el factor causal no se elimina, el problema continuará o incluso empeorará. Las personas con heces duras deben beber grandes cantidades de agua y consumir alimentos ricos en fibras. De esta manera, las heces deben volverse más suaves e impedir el desarrollo ulterior de la fisura anal. Una buena higiene y remojo en agua tibia dos o tres veces al día puede ayudar con el proceso de curación.

Además de estas medidas simples, hay tratamiento de medicación y tratamiento quirúrgico que está reservado para casos más severos. El tratamiento de medicamentos incluye diferentes cremas tópicas que contienen diversas sustancias activas. La nitroglicerina aumenta el flujo sanguíneo y acelera la cicatrización de la fisura. Sin embargo, la nitroglicerina puede ser absorbida por el torrente sanguíneo y causar efectos secundarios, como bajar la presión arterial y dolor de cabeza. Las cremas de corticosteroides disminuyen el proceso inflamatorio y ofrecen alivio del dolor. En respuesta al daño de la mucosa anal, el esfínter se contrae. Con el fin de aliviar este espasmo, se pueden utilizar inyecciones de Botox y algunos medicamentos de presión arterial.

El tratamiento quirúrgico incluye la extirpación de una pequeña parte del esfínter anal, que elimina el dolor y mejora el proceso de cicatrización. Este procedimiento es, al igual que todas las cirugías, asociado con algunos riesgos potenciales.

En conclusión, los cambios de estilo de vida son el factor más importante en la prevención de fisuras anales. La hidratación adecuada y la nutrición rica en fibras deben mantener las heces normales. Un estilo de vida sedentario no es recomendable e incluir más actividad física es beneficioso para la prevención de fisuras anales. Debe evacuar idealmente los intestinos cuando hay movimientos intestinales espontáneos, aunque las situaciones sociales no lo permitan. Aún así, intente todo lo que pueda para ir cuando lo necesite y no forzarlo cuando no lo haga.

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble