Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Obesidad Infantil sigue en aumento

Última actualización: 14 septiembre, 2017
Por:
Obesidad Infantil - enfermedades

La ola de obesidad infantil ha aumentado continuamente durante la última década.

No hay duda de que los niños que consumen una gran cantidad de bebidas azucaradas como las sodas y bebidas de frutas se encuentran en un riesgo mucho mayor de tener sobrepeso u obesidad, que puede extenderse hasta la adolescencia y adultos.

El consumo de refrescos por los niños y adolescentes se encuentran entre los más altos. Esto ha llevado a poner en marcha un programa denominado “Sodabriety” para concienciar a los estudiantes sobre los riesgos del consumo de sodio en exceso, y como afecta en la Obesidad Infantil.

La campaña consistió en un programa de 30 días que pidió la participación de los estudiantes en el diseño y la implementación de programas educativos destinados a aumentar la concienciación sobre los riesgos de salud asociados al alto consumo de sodio. Trabajando con los investigadores, los estudiantes estaban tratando de desarrollar un programa convincente de lo que reduciría el consumo de bebidas endulzadas con azúcar que tiene una de las tasas más altas de diabetes,, la obesidad y las enfermedades del corazón.

Dirigido por el investigador Dr. Laureen Smith de la Universidad Estatal de Ohio, el programa fue desarrollado para que los adolescentes pudieran tratar de convencer a sus compañeros para dejar los refrescos y beber agua en su lugar.

“Los adolescentes que llevan este hábito alimenticio tienen como última instancia más probabilidades de morir de cáncer, diabetes y enfermedades del corazón que cualquier otra persona que no lo lleve consigo, y la obesidad infantil es el factor de riesgo común para todas esas enfermedades”, dijo el Dr. Smith.

Las probabilidades de que un niño pueda convertirse en obeso aumenta casi dos veces con cada porción diaria adicional de una bebida azucarada, problema grabe para la Obesidad Infantil

El programa dio a los estudiantes la oportunidad de ser creativos y avisar a sus amigos sobre los peligros del consumo de la soda. Los estudiantes desarrollaron una campaña donde colocan una cinta verde sobre las antenas de los coche como un recordatorio para no beber refrescos. También interpretaron canciones de rap, incluidos los “hechos de azúcar”, como parte de los anuncios de la escuela por la mañana, han desarrollado un  lema “lo que está en su taza” y agua embotellada gratuita. También se animan a los estudiantes a comunicarles directamente a otros estudiantes la importancia de sustituir el agua por las bebidas gaseosas. Este fue un reto diario, donde los estudiantes tendrán que reportar la cantidad de sodio que bebían a diario.

Lo interesante acerca de este programa es que se ha realizado correctamente y estaba destinado directamente para el grupo más importante de la gente: ¡nuestros hijos! El programa contra la Obesidad Infantil también fue un gran éxito y dio lugar a la reducción del consumo de la soda de un promedio de 2,5 porciones de 1,3 porciones por día. Además, el número total de días por semana que los refrescos se consumen cayó de cuatro a dos y el consumo de agua aumentó en un 30%! Estos cambios en el consumo de bebidas también estaban siendo evidente un mes después.

Había también otros resultados interesantes de este estudio. Algunos estudiantes dijeron que desde que dejaron  los refrescos, perdieron peso, tenía más energía, y se dieron cuenta de que su piel ha mejorado. Otros decidieron iniciar un nuevo club de ejercicio en la escuela.

En mi opinión, estos son el tipo de programas que serán necesarios para hacer frente a la cuestión del consumo de sodio excesivo y la obesidad infantil que está cambiando rápidamente la salud de nuestros niños y adolescentes.*

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble