Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos
¿Qué es el asma?

El asma es una enfermedad respiratoria que afecta a millones de personas en todo el mundo. Las personas que sufren de asma experimentan tres síntomas principales:

  1. Episodios recurrentes de tos
  2. Sibilancias (un silbido producido por pasajes de aire estrechados en los pulmones)
  3. Dificultad para respirar

Estos síntomas se producen por la reducción del flujo de aire dentro y fuera de los pulmones, debido al estrechamiento de los pasajes de aire.

La respiración normal es posible gracias a una red de pasajes elásticos y al aire libre que aseguran un flujo suave de aire en cada parte de nuestros pulmones. Sin embargo, en el asma, un estrechamiento progresivo de los pasajes de aire se desarrolla principalmente porque sus paredes se vuelven más gruesas y menos elásticas, mientras que sus superficies internas se taponan con una mayor cantidad de moco. Cuando esto culmina en una limitación profunda del flujo de aire, la respiración se vuelve muy difícil y se dice que la persona está experimentando un ataque de asma o asma grave.

Hay variaciones notables en la gravedad y los factores desencadenantes en el asma. Esto se debe a que el asma no es una entidad de enfermedad homogénea y difiere notablemente de persona a persona. Los diferentes tipos de asma caen bajo dos clasificaciones amplias; asma alérgico y asma no alérgico.

El asma alérgico, como su nombre indica, denota un tipo de asma en el que los síntomas en un individuo (descrito como alérgico) se desencadenan por la exposición a una partícula específica que se encuentra en el medio ambiente. Dicha partícula se conoce como un alérgeno. Ejemplos de alergenos comunes incluyen heno, polen, excrementos de gato, ácaros del polvo de la casa y moho. El asma alérgico por lo general comienza en la infancia, y los padres de los niños alérgicos pueden observar fácilmente que los síntomas se desarrollan en determinados momentos del año o en entornos particulares.

La razón subyacente por la cual las personas desarrollan una alergia no se entiende completamente. Sin embargo, la evidencia emergente de investigaciones recientes señala defectos en la manera en que nuestros sentidos del cuerpo inhalaron partículas inofensivas o moléculas derivadas del ambiente. Mientras que tales moléculas son percibidas como inocuas por el sistema inmune en la mayoría de las personas, su presencia se interpreta como evidencia de peligro en personas alérgicas, y por lo tanto, una respuesta inmune inapropiada es montada por el cuerpo.

Los síntomas del asma no alérgico son similares a los del tipo alérgico. Sin embargo, los desencadenantes en el asma alérgico difieren significativamente. La inhalación de aire frío, el ejercicio, la exposición al humo de una variedad de fuentes y la obesidad son algunos de los factores relacionados con el asma no alérgico. Además, hay un retraso en el inicio de los síntomas en el asma no alérgico, con síntomas que comienzan alrededor de la segunda década de vida en muchos pacientes.

Un diagnóstico de asma se realiza mediante una combinación de examen de los síntomas del paciente, los hallazgos del examen físico y una evaluación de la función pulmonar del paciente utilizando un medidor de flujo máximo. Las pruebas de alergia también se llevan a cabo con el fin de identificar alérgenos específicos que requieren la evitación.

Las modalidades de tratamiento en el asma están dirigidas a la reducción de la frecuencia de ataques, proporcionando un alivio inmediato de las vías respiratorias estrechadas y a largo plazo, reduciendo la elevada sensibilidad de los pulmones a los factores desencadenantes derivados del medio ambiente. Los broncodilatadores y los fármacos anti-inflamatorios son el pilar del tratamiento.

Etiquetas:
Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble