Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Problemas Digestivos

Dieta y cálculos biliares

Dieta y cálculos biliares

Cómo curar el estómago hinchado y duros

Cómo curar el estómago hinchado

¿Qué quiere saber sobre la salud digestiva?

A menos que su pasatiempo de fin de semana esté mejorando, probablemente se sienta incómodo hablando de su sistema digestivo en una compañía educada. A todos nos encanta comer, por supuesto, pero no nos importa pensar qué le sucede a esa chalupa de pollo una vez que desaparece por la escotilla. Imponemos una especie de política de “no preguntes, no digas” en nuestros propios sistemas digestivos. Esta estrategia funciona bastante bien, hasta que la vesícula biliar se niega a quedarse embarazada o su intestino decide mostrar un poco de insubordinación. Entonces, de repente, quieres saber qué pasa allí en la oscuridad.

Sobre el sistema digestivo

El sistema digestivo es un grupo de órganos que trabajan juntos para cambiar la comida que ingerimos en la energía y los nutrientes que tu cuerpo necesita. Después de consumir alimentos y líquidos, el sistema digestivo los descompone en sus partes básicas: carbohidratos, proteínas, grasas y vitaminas. Estos nutrientes básicos se absorben luego en el torrente sanguíneo, que los transporta a las células en todo el cuerpo. Los nutrientes proporcionan a las células la energía que necesitan para el crecimiento y la reparación. Todo en su cuerpo, desde sus hormonas hasta su corazón, necesita que los nutrientes del proceso digestivo funcionen correctamente.

Cómo funciona el sistema digestivo

Cuando comes, la comida viaja desde la boca hacia el esófago hasta el estómago. Luego se mueve a través del intestino delgado y grueso, y eventualmente sale por el ano como residuo. El hígado, el páncreas y la vesícula biliar también están incluidos en el sistema digestivo. Estos órganos producen productos químicos que permiten que ocurra la digestión.

Todos estos órganos trabajan en armonía para garantizar que el cuerpo reciba los nutrientes que necesita. Algunos de los órganos son huecos, mientras que otros son sólidos. Una serie de contracciones musculares mueve los alimentos a través del sistema digestivo desde los órganos huecos a los órganos sólidos. Este importante proceso se llama peristaltismo.

Los órganos huecos del sistema digestivo incluyen los siguientes:

Boca
La digestión comienza en la boca. Aquí es donde la acción de masticar comienza a descomponer los alimentos con almidón en carbohidratos. Las glándulas especiales dentro de la boca liberan saliva. La saliva y las enzimas presentes en la saliva también ayudan a acelerar la descomposición de los alimentos con almidón.

Esófago
Este órgano empuja el alimento de la boca hacia la siguiente parte del sistema digestivo, el estómago.

Estómago
Una vez que los alimentos descienden por el esófago, los músculos en la parte superior del estómago se relajan para permitir que entren los alimentos. Después de que la comida entra en el estómago, los músculos en la parte inferior del estómago comienzan a moverse. El movimiento combina los alimentos con los jugos digestivos ácidos producidos por las glándulas en el estómago. El ácido principalmente descompone los alimentos que contienen proteínas. Eventualmente, los contenidos del estómago se vacían en el intestino delgado.

Intestino delgado
Los músculos del intestino delgado mezclan los alimentos con sus propios jugos digestivos, junto con los del páncreas y el hígado. A medida que el intestino delgado empuja la comida hacia el intestino grueso, estos jugos digestivos ayudan a descomponer aún más los alimentos en carbohidratos, grasas y proteínas. Las paredes del intestino delgado luego absorben los nutrientes de los alimentos digeridos y los entregan en el torrente sanguíneo. Desde allí, la sangre transporta los nutrientes a las células en todo el cuerpo.

Intestino grueso
No todos los alimentos se descomponen por el sistema digestivo. Los residuos, o alimentos no digeridos y las células muertas, se empujan hacia el intestino grueso. El intestino grueso absorbe el agua y los nutrientes restantes de los desechos antes de transformarlos en heces sólidas. La heces se almacena en el extremo del intestino grueso, llamado recto, hasta que se expulsa del cuerpo durante una evacuación intestinal.

Mientras que los órganos huecos desempeñan papeles críticos en el proceso digestivo, los órganos sólidos liberan varios químicos que permiten que el proceso digestivo funcione realmente.

Los órganos sólidos del sistema digestivo incluyen los siguientes:

Páncreas
El páncreas se encuentra en la parte superior del abdomen, detrás del estómago. Produce jugos digestivos que ayudan al intestino delgado a descomponer los alimentos en carbohidratos, proteínas y grasas. También produce sustancias químicas que ayudan a regular los niveles de azúcar en la sangre, que afectan la cantidad de energía que el cuerpo tiene disponible para usar.

Hígado
El hígado es un órgano muy grande ubicado arriba del estómago en la parte superior del abdomen. Entre sus muchas funciones importantes, el hígado crea bilis, una sustancia digestiva que se almacena en la vesícula biliar. Durante la digestión, la bilis se envía al intestino delgado para ayudar a descomponer los alimentos que contienen grasas. Además de ayudar en el proceso digestivo, el hígado también almacena nutrientes y ayuda a eliminar las toxinas del cuerpo.

Vesícula biliar
La vesícula biliar es una pequeña bolsa que almacena la bilis producida en el hígado. Durante la digestión, la vesícula biliar libera bilis en la parte superior del intestino delgado para descomponer los alimentos que contienen grasas.

Problemas del sistema digestivo

A veces, una o más partes del sistema digestivo no funcionan correctamente. Esto puede causar cualquier cosa, desde molestias menores hasta problemas de salud graves. Algunos problemas comunes del sistema digestivo incluyen:

Reflujo ácido y ERGE
El reflujo ácido se produce cuando el ácido del estómago o la bilis fluyen hacia el esófago, causando acidez y otros síntomas incómodos. La mayoría de las personas experimentan reflujo ácido de vez en cuando, especialmente después de comer alimentos picantes o comidas pesadas. Sin embargo, cuando el reflujo ácido ocurre más de dos veces por semana, se considera enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE) . Mientras que el reflujo ácido puede causar cierta incomodidad, la ERGE tiene el potencial de causar problemas de salud graves.

Los síntomas de reflujo ácido y ERGE incluyen:

  • Una sensación de ardor en el pecho (ardor de estómago) que a veces se mueve hasta la garganta.
  • un sabor amargo en la parte posterior de la boca
  • dificultad al tragar
  • tos seca
  • dolor de garganta
  • náusea
  • eructar
  • alimento regurgitante o líquido amargo
  • sintiendo un nudo en la garganta

Cálculos biliares
Los cálculos biliares son trozos solidificados de líquido digestivo que pueden formarse en la vesícula biliar. Pueden ser tan pequeños como un grano de arena o tan grandes como una pelota de golf. Las personas pueden tener un bálsamo o varios cálculos biliares al mismo tiempo. Algunas personas no necesitan ningún tratamiento para sus cálculos biliares, mientras que otros pueden necesitar cirugía para extirpar su vesícula biliar.

Existen dos tipos principales de cálculos biliares: cálculos biliares de colesterol y cálculos biliares de bilirrubina. Los cálculos biliares de colesterol son de color amarillo y están hechos principalmente de colesterol. Los cálculos biliares de bilirrubina, por otro lado, son de color marrón oscuro o negro y contienen bilirrubina. La bilirrubina es un producto químico que el cuerpo produce cuando descompone los glóbulos rojos.

Un pequeño cálculo biliar no puede causar ningún síntoma. Sin embargo, un cálculo biliar más grande a menudo causa síntomas. Estos síntomas pueden incluir:

  • Dolor en la sección superior derecha del abdomen que irradia hacia el hombro derecho o los omóplatos.
  • tinte amarillo en la piel o en la parte blanca de los ojos (ictericia)
  • fiebre
  • náusea
  • vomitando
  • taburetes de color arcilla

El Síndrome del Intestino Irritable (SII)

El SII es una colección de síntomas que afectan el intestino grueso, causando molestias abdominales y dolor extremos. Es una afección crónica que debe tratarse con un tratamiento a largo plazo. La mayoría de las personas con IBS pueden controlar sus síntomas modificando sus dietas y cambiando sus hábitos de vida. Sin embargo, algunas personas pueden experimentar síntomas severos y necesitan medicamentos y consejería.

Los síntomas comunes de IBS incluyen:

  • dolor abdominal o calambres
  • hinchazón
  • gases
  • diarrea
  • estreñimiento
  • mucosa en las heces

Hemorroides
Las hemorroides , también llamadas pilas, son venas hinchadas alrededor del ano o en el recto inferior al final del intestino grueso. Las hemorroides pueden ser internas o externas. Las hemorroides internas se encuentran dentro del recto, mientras que las hemorroides externas se encuentran debajo de la piel alrededor del ano.

Algunos síntomas comunes de las hemorroides incluyen:

  • sangrado durante las defecaciones
  • picazón o irritación alrededor del ano
  • dolor o malestar alrededor del ano
  • hinchazón alrededor del ano
  • un bulto cerca del ano
  • fuga de taburete

Mientras que las hemorroides pueden causar cierta incomodidad, generalmente pueden tratarse con ungüentos, cremas o supositorios de venta libre. Las hemorroides más severas que no se resuelven con tratamientos caseros simples pueden necesitar ser tratadas con cirugía.

Programe una cita con su médico si experimenta síntomas de cualquiera de los trastornos digestivos descritos anteriormente. También debe comunicarse con su médico de inmediato si tiene dolor o sangrado intenso, o sangrado que se acompaña de aturdimiento o mareos.

Mantenimiento de la salud digestiva

Mantener saludable su sistema digestivo puede ayudarlo a evitar problemas digestivos. Siga estos sencillos consejos para mantener su sistema digestivo en plena forma:

  • Coma siete o más porciones de frutas y verduras todos los días. Las frutas y verduras contienen fibra, minerales, enzimas, vitaminas y prebióticos que mantienen sano el sistema digestivo.
  • Coma panes, pastas y cereales integrales. Los granos integrales contienen más fibra y nutrientes que los productos de grano “enriquecidos” blancos y ayudan a que prosperen sus buenas bacterias de colon.
  • Evite las carnes procesadas, como las salchichas y los perros calientes, ya que pueden causar problemas con el sistema digestivo. También debe limitar su consumo de carne de res, cerdo y cordero. Estas carnes tienen más probabilidades de transportar bacterias que pueden dañar el sistema digestivo.
  • Obtenga suficiente calcio y vitamina D. Puede prevenir problemas digestivos asegurándose de consumir una cantidad adecuada de alimentos y bebidas ricos en calcio, como leche, tofu y yogur. Tomar suplementos de vitamina D y aumentar de manera segura su exposición a la luz solar también puede ayudar a prevenir problemas digestivos.
  • Hacer ejercicio regularmente. Mantenerse físicamente activo puede ayudar a mantener un sistema digestivo saludable. Trate de 30 minutos de actividad moderada a vigorosa al menos tres días a la semana.

Las personas con sobrepeso o bajo peso pueden ser propensas a tener más problemas digestivos. Hacer ejercicio y comer una dieta saludable puede ayudar a disminuir el riesgo. Si está luchando para perder o aumentar de peso, hable con su médico acerca de lo que puede hacer.