Saltar al contenido
El Blog de la Salud | Suplementos Deportivos

Síndrome de Stevens Johnson (SSJ): síntomas y tratamiento

Última actualización: 17 mayo, 2017
Por:
Síndrome de Stevens Johnson (SSJ): síntomas y tratamiento

El síndrome de Stevens Johnson es una enfermedad muy grave comúnmente causada por una reacción alérgica a los medicamentos.

Visión de conjunto

El síndrome de Stevens Johnson es una condición muy grave comúnmente causada por una reacción alérgica a las drogas. La causa más común del Síndrome de Stevens Johnson es una reacción alérgica a antibióticos o anticonvulsivos, y analgésicos, especialmente sulfas, antiinflamatorios no esteroideos (AINE). El síndrome de Stevens Johnson es una enfermedad inflamatoria grave, a veces fatal. Todos los que usan esos medicamentos y la cocaína pueden verse afectados. Cualquier droga es una causa potencial. Las vacunas, como las de la tuberculosis y la poliomielitis, también podrían ser causa del síndrome de Stevens Johnson. Las personas que tienen síndrome de Stevens Johnson sufren de inflamación de la piel y las membranas mucosas. Muchos órganos pueden verse afectados significativamente durante el proceso de la enfermedad. El síndrome de Stevens Johnson es un desorden serio y en algunos casos, puede ser fatal. Este síndrome es la forma más grave de eritema multiforme, a veces se llama eritema multiforme mayor. El diagnóstico de síndrome de Stevens Johnson se basa generalmente en el examen físico, la piel y las lesiones de la mucosa que son signos de enfermedad. En algunos casos se puede realizar una biopsia cutánea. El síndrome de Stevens Johnson afecta a personas de cualquier edad. Lo más importante para el tratamiento es el reconocimiento y el diagnóstico adecuado del trastorno.

Síntomas de el síndrome de Stevens Johnson

El síndrome de Stevens Johnson está marcado por el rápido ataque de fiebre, lesión cutánea y llagas abiertas en las membranas mucosas de los ojos, la boca, el paso nasal, los labios y los genitales. La enfermedad comienza con una infección inespecífica del tracto respiratorio. Otros síntomas son fiebre, dolor de garganta, escalofríos, dolor de cabeza y malestar. El síndrome de Johnson afecta las membranas mucosas de la cavidad oral, los ojos, la fosa nasal y las regiones anal y genital. En algunos casos podrían ocurrir vómitos y diarrea. Las lesiones no pruríticas mucocutáneas son comunes en el síndrome de Stevens Johnson. Los grupos duran alrededor de 2 a 4 semanas. En algunos casos las personas con SSJ pueden no ser capaces de comer o beber al estar las membranas mucosas de la boca afectadas.

El síndrome de Stevens Johnson es expresión severa del eritema multiforme . Cuando alguien tiene el síndrome de Stevens Johnson, el eritema multiforme puede estar presente y hacerse perceptible como lesión de la piel. Eritema multiforme es una condición alérgica marcada por una erupción en la piel y las membranas mucosas. El eritema multiforme puede ocurrir con muchas infecciones, enfermedades del colágeno, reacciones a los medicamentos, alergias y embarazo. Las lesiones cutáneas pueden parecerse a una lesión objetivo o similar a una burbuja.
La necrolisis epidérmica tóxica que implica múltiples ampollas grandes que se unen también está presente. La necrolisis epidérmica tóxica es seguida por un desprendimiento de la mayoría de la piel y las membranas mucosas.

Usted debe saber que el síndrome de Stevens Johnson es una condición muy seria. Esta enfermedad involucra muchas partes del cuerpo y una extensa formación de lesiones. Esas lesiones primero afectan las membranas mucosas, y después afectan los pulmones, la boca, el estómago, los ojos del intestino, y cada órgano importante.

Los signos más comunes son: fiebre, epistaxis, conjuntivitis, vulvovaginitis o balanitis, convulsiones y ulceraciones corneales, erosiva y coma. La neumonía, el dolor en las articulaciones y la postración son comunes. Una conjuntivitis dolorosa puede ocurrir en el ojo, y puede conducir a cicatrices corneales y pérdida de la visión. El oftalmólogo debe estar involucrado en pacientes con conjuntivitis para que se puedan tomar precauciones para evitar daños oculares permanentes. En estados avanzados de la enfermedad puede presentarse insuficiencia renal y neumonía. Eso puede ser fatal.

Tratamiento para el síndrome de Stevens Johnson

El síndrome puede ser una reacción alérgica a ciertos medicamentos, o puede seguir el embarazo, el virus del herpes I u otra infección. Rara vez se ve vinculado con el cáncer o con la radioterapia. El diagnóstico precoz con el reconocimiento temprano y la retirada de todos los fármacos causales potenciales es lo más importante para un tratamiento exitoso. Un dermatólogo es el necesario para establecer el diagnóstico. Algunos casos graves de síndrome de Stevens Johnson pueden requerir la participación de un especialista en quemaduras o especialista en cirugía plástica. Dependiendo del órgano afectado, las consultas con un gastroenterólogo, un pulmólogo, un oftalmólogo, un nefrólogo y otro especialista pueden ser útiles.

No hay ningún tratamiento eficaz para detener la propagación del Síndrome de Stevens Johnson en todo el cuerpo. El tratamiento primario es de apoyo y sintomático. El tratamiento incluye el tratamiento de los síntomas del Síndrome de Stevens Johnson. El tratamiento incluye reposo en cama, antibióticos para la neumonía, analgésicos, enjuagues bucales y sedantes. Por lo general, el síndrome de Stevens Johnson ha sido causado por una reacción alérgica a un medicamento o a una infección. También es importante saber qué fármaco causó este trastorno. Dejar de usar el medicamento ofensor o tratar la infección puede tener una influencia positiva en el progreso del Síndrome de Stevens Johnson. Los fármacos como Bextra y los antibióticos deben interrumpirse inmediatamente.

La infección subyacente debe ser reconocida. Las enfermedades o infecciones subyacentes que están causando el síndrome de Stevens Johnson deben ser tratadas. Los antibióticos son apropiados si la superinfección es la causa del síndrome de Stevens Johnson. Los antibióticos también se utilizan si se sospecha que la enfermedad bacteriana, como el micoplasma, es la causa. Cuando el tracto respiratorio está afectado (pulmón) el tratamiento incluye: aerosoles, aspiración bronquial y fisioterapia. Algunos medicamentos son necesarios como la heparina que se recomienda durante la duración de la hospitalización. En algunos casos, los antiácidos reducen la incidencia de sangrado gástrico. El apoyo emocional y psiquiátrico puede ser útil.
El tratamiento con corticosteroides es controvertido. Algunos científicos piensan que los corticosteroides provocan un mayor riesgo de infección, cicatrización prolongada de las heridas, enmascaramiento de signos tempranos de sepsis, hemorragia gastrointestinal severa y aumento de la mortalidad.

Si alguien tiene síndrome de Stevens Johnson, durante la enfermedad por lo general sufre de pérdida de líquido masiva. Por lo tanto, el tratamiento incluye la sustitución de líquidos y la corrección de electrolitos. La propagación de la enfermedad puede comprometer los sistemas cardiovascular y respiratorio. Por lo tanto, una de las partes más importantes del tratamiento es garantizar el flujo sanguíneo y la presión arterial y la estabilidad de las vías respiratorias. El tratamiento del dolor también es parte importante del tratamiento, porque esta enfermedad es un trastorno muy doloroso. El cuidado intensivo de apoyo es importante en casos severos. El paciente debe ser trasladado a una unidad de cuidados intensivos o en un centro de quemaduras. Las lesiones cutáneas deben ser tratadas como quemaduras. La piel desnudada debe estar cubierta con compresas de solución salina. El control diario cuidadoso es necesario para supervisar las superinfecciones secundarias. Algunas opciones de tratamiento específico se pueden aplicar para reducir los síntomas como el enjuague bucal para las lesiones en la boca, y la anestesia tópica para reducir el dolor. Las compresas salinas pueden aplicarse a los párpados, labios y nariz.

Usted debe saber que no hay cura o tratamiento para detener la propagación del síndrome de Stevens Johnson. Algunas nuevas investigaciones han sugerido que la hemodiálisis y la inmunoglobina, la ciclofosfamida y la plasmaféresis son tratamientos eficaces. Usted debe saber que no son métodos estándar de cuidado.
Los pacientes deben evitar cualquier exposición futura a los farmacos que causaron el síndrome de Stevens Johnson. Las recurrencias son posibles.

Compartir
Twittear
+1
Compartir
Pin
Stumble